Pages Menu
TwitterFacebook
Categories Menu

Posted by on nov 27, 2012 in Cómo exportar nuestros productos | 0 comments

Cómo exportar Aceite de Oliva

Cómo exportar Aceite de Oliva

CÓMO EXPORTAR  ACEITE DE OLIVA

Es importante saber quién consume el aceite de oliva y cómo se consume el aceite de oliva en el país al que nos queramos dirigir.

Todos sabemos que no todos los mercados son iguales, que no todos los consumidores se comportan de la misma manera y por supuesto que… ”para gusto…los colores.”

En general  ya en casi todos los continentes conocen todas las propiedades que tiene el aceite de oliva en general, y fuera de España en general se considera un producto que va ligado no sólo a la dieta mediterránea sino que también a una dieta saludable. Es por eso que dependiendo de la cultura gastronómica del país, de lo abierta que esté a nuevas tendencias y del nivel del poder adquisitivo del consumidor en cada país, nuestro aceite de oliva tiene una aceptación u otra.

Sin duda, allá donde vayamos a ofrecer nuestro aceite de oliva de origen español, los italianos ya habrán llegado antes con sus marcas italianas cuyo producto es sin embargo español.

Tenemos que agradecerles que sean buenos difusores de la saludable dieta mediterránea pero tenemos que envidiarles que sean mejores vendiendo sus marcas cuyo líquido elemento sea  de origen español.

No obstante ya estamos haciendo nuestro trabajo y cada vez están presentes más marcas españolas tanto en el mercado estadounidense, como en el chino o el ruso.

Cuándo queremos exportar aceite de oliva, como cualquier otro producto, tenemos que conocer la legislación al respecto en el país de destino.

En las Cámaras de Comercio o en el Icex podemos consultar documentación y conocer así los requisitos de entrada para este producto en muchos de los mercados a los que queramos dirigirnos.

En cualquier caso hay que tener en cuenta que los consumidores de aceite de oliva fuera de nuestras fronteras tienen diferentes gustos y usos sobre nuestro aceite de oliva. Por consiguiente hay que estudiarlo para adaptar el sabor, el formato, la imagen…allá donde queramos introducirlo.

En China se considera un producto de lujo y saludable, se encuentra sólo en hogares y restaurantes que quieran diferenciarse; también tiene uso cosmético…por lo tanto habrá que ofrecerles un tipo de envase muy cuidado, formatos pequeños, etiquetas adaptadas a su fin…la introducción en este mercado además es lenta y requiere mucha inversión, hay que conocer bien al importador chino, puesto que a través de un importador chino es la única manera de introducirlo en el país.

En Estados Unidos hay que conocer muy bien las regulaciones sanitarias generales, las regulaciones aduaneras; de documentación; de inspección; de aranceles…hay requisitos para un etiquetado obligatorio, un etiquetado voluntario. También hay requisitos sanitarios para envases y embalajes en contacto con alimentos; hay requisitos fitosanitarios para los embalajes de madera (ej. pallet).  En Estados Unidos hay que adaptar hasta los códigos de barras que son diferentes a los de Europa  (EE.UU 12 dígitos, Europa 13)

En definitiva mucha burocracia, pero si se hace todo al pie de la letra y consigue introducir su marca, está dentro de un gran mercado.

En el mercado ruso hay sorprendentemente laguna normativa al respecto por lo que a veces se producen prácticas de dudosa legalidad. También hay que introducir el producto a través de importadores rusos como en el caso de otros mercados y como en la mayoría de mercados el consumidor suele pertenecer a un segmento de poder adquisitivo medio alto; incluso hay consumidores que lo toman por presquipción médica. Referente a los gustos, en este mercado se aprecia el aceite aromatizado y con especias…y es muy importante el idioma ruso en el etiquetado, lo único que debe ir en lengua de origen es la marca, de todos modos ahí también entra el juego el marketing…

Por comentar un mercado más cercano, podemos comentar el mercado del Reino Unido. Aquí también se liga el aceite de oliva a la dieta sana y equilibrada, pero además aquí ya se va teniendo un conocimiento de las diferentes calidades y se aprecia el consumo del aceite de oliva virgen extra. La población y las visitas españolas al Reino Unido han contribuido a la difusión de nuestra cultura gastronómica en ese destino, por  lo que la distribución del aceite de oliva se encuentra hasta en supermercados con marca blanca y con formatos de consumos más parecidos a los que conocemos en España. Allí los italianos tienen introducidas sus marcas con mucha fuerza, por eso nosotros debemos incidir en el origen de nuestros de nuestros aceites y potenciar así la marca España.